Album

Los Fuegos del Hilo

Los Fuegos del Hilo

Género : Folklor
Año : 1992
  1. 1. Canción Del último hombre
  2. 2. De la playa sola
  3. 3. Despiertan del sueño
  4. 4. El silencio sagrado
  5. 5. El anciano profeta del cielo
  6. 6. El navío terrible
  7. 7. Los sueños perdidos
  8. 8. El baile de todos
  9. 9. Del albatros o del amor
  10. 10. Exterminio
  11. 11. A los sobrevivientes

Los Fuegos del Hilo – Ficha Técnica

La historia cuenta la verdad y el sueño; la instalación y la muerte
A fines del siglo XIX y principios del siglo XX,
De la inmensa mayoría de los aborígenes del sur del planeta.
La historia narra y transita desde los límites sagrados del sur profundo hasta
Nuestros corazones y conciencias. Nos habla esta historia a través de la música
Que, tatuada en los cuerpos se ofrece y nos invita a efectuar una arqueología
Amorosa, que debemos saber descifrar…Bailan los sueños, los anhelos, las
Desdichas…y las equivocaciones; danzan quienes no estarán para decirnos con
Voz grave, como debiera decirse…vida-mar-amor-ternura-o muerte en
AONIKENK, YAMANA, SELKNAM o KAWESHKAR…
Ellos, los “Fueguinos”, desconocidos porque no constituyeron imperio poderoso,
Vilipendiados por viajeros y exploradores, exterminados por los hombres…
Ellos, los más olvidados en esta hora de reflexión.
Son ellos quienes se alzarán desde el museo, desde la playa helada,
Desde todas partes donde el viento y la lluvia los borrara; se alzarán,
Ojalá vivos como antes, para advertirnos del la posibilidades de la paz,
Del amor, del encuentro fraterno que debiera existir
Entre los seres humanos.

Congreso:
Sergio “Tilo” González M. : Compositor, batería, percusión
Francisco Sazo B. : voz · textos
Hugo Pirovich B. : flautas dulces y traversa en Do y Sol.
Jaime Vivanco S. : piano acústico – sintetizadores – samplers.
Jaime Atenas S. : saxos soprano
Jorge Campos A. : bajo eléctrico · contrabajo · guitarra eléctrica – coros
Raúl Aliaga L. : percusión étnica
Patricio González M. : Viloncello

Voz de anciano: Jovino Becerra.
Ingeniero de sonido: Eduardo Vergara C.
Mezcla: Eduardo Vergara C. , Sergio “Tilo” González M.
Computadora Midi : Jorge Campos A.
GRABACIONES ADICIONALES
Coordinador de Estudio: Julio Saravia
Montaje y Edición : Eduardo Vergara C. , Sergio “Tilo” González M.
Asistentes: Roberto Espinoza, Francisco Riffo, Sergio Ruiz de Gamboa
Producción artística y Dirección musical : Sergio “Tilo” González
Grabado y realizado en FILMOCENTRO
(Mayo – Junio 1992. Santiago – Chile)

Música creada especialmente para el Ballet de Santiago,
Para ser presentada en la Exposición Mundial de Sevilla (España) 1992.
Estreno 9 de Julio de 1992, en el Teatro Municipal de Santiago, Chile.

Creación diseño: Patricio González M.
Dirección de Arte en Diseño y Fotografías : Ariel Toro P.
Derechos editoriales: EMI Music Publishing – Chile / Teermidor Verlag (Alemania)
Agradecemos a : Fernando Briceño, Alfredo Troncoso y Luz Lorca, Directora del Ballet de Santiago.
Producción y dirección General: Carlos Necochea.
Fabricado, Producido y Distribuido por Alerce Producciones Fonográficas S.A. Santiago, Chile, 1992.

Los Fuegos del Hilo – Letras
Canción del último hombre
Letra: Francisco Sazo -Música: S. González

¿Y si tú fueras el último hombre?
¿acaso dejarías
que el mar me sumerja
que me cubra y oculte?

¿Quién se irá conmigo?
¿Quién acepta morir al mirarme?
No existir
¿Dejarías que el mar
ni muerto,
me transforme en pura sal
seré el humo azul
que mi ropa fuese
que del viento del sur
un mensaje de nadie
cantó.
En la playa abandonada
¿Quién se irá
al lado del vacío helado
conmigo?
de las piedras…?
¿Quién acepta morir al mirarme?
y vestir
de lluvia,
seré el humo azul
que del viento del sur
cantó…

El anciano profeta del cielo
Letra: F. Sazo Voz: Jovino Becerra

Cuando se mueren
Los hombres se vuelven mar
o frases de espuma blanca
cuando se mueran
mis hijos se volverán lluvia.
¿Para qué sirve mi voz?
En la gruta del cangrejo?
No sirve este remo roto
En la ruta de la tormenta.
¿Acaso la libertad
fue solo un instante prometido
entre el cielo y mar?
Mi hermano de Sangre,
¿no me reconoces?
Mi idéntico Hermano,
¿no te hacemos falta…?